Noticias

Portada | Noticias | Presentación de la obra de Francisco de Goya «El apóstol Santiago y sus discípulos adorando a la Virgen del Pilar»

Presentación de la obra de Francisco de Goya «El apóstol Santiago y sus discípulos adorando a la Virgen del Pilar»

En el Museo de Zaragoza

Desde el día 18 de mayo El Museo de Zaragoza exhibe en su sala 16 la obra de Francisco de Goya y Lucientes «El apóstol Santiago y sus discípulos adorando a la Virgen del Pilar».

Se trata de un óleo sobre lienzo de 107 x 80 centímetros en perfecto estado de conservación, es un buen ejemplo de la pintura religiosa ejecutada por Goya hacia 1775 y se integra perfectamente en la exposición permanente que el Museo de Zaragoza dedica al pintor aragonés.

De extraordinaria factura y gran formato, pertenece al inicio de una etapa significativa del autor, que transcurre entre Madrid y Aragón (1775-1808) y de la que el Museo dispone de otras dos obras relevantes: el retrato de Luis María de Borbón y Vallabriga (1783) y un motivo social, la Escena de Escuela (1780-1785).

Este nuevo cuadro, depósito particular procedente de una colección madrileña, se suma a los fondos de Goya que exhibe actualmente el Museo de Zaragoza (29 óleos, 1 dibujo, 1 escrito autógrafo y dos centenares de estampas), a través de los que se traza el recorrido vital y artístico del genio de Fuendetodos desde su etapa de Formación académica hasta el Goya pintor de retratos. Además completa la visión religiosa del Goya de esta época.

ESTUDIO HISTÓRICO Y ARTÍSTICO

La temática que representa esta obra es uno de los episodios más conocidos de la iconografía mariana acaecido. Según la tradición, el año 40 d.C. Santiago el Mayor y sus discípulos se hallaban en la ciudad de Caesaraugusta cuando escucharon voces de ángeles que cantaban «Ave María gratia plena», anunciando así la aparición de la Virgen sobre un pedestal de jaspe e instando con ello al apóstol a su predicación por España y a la construcción de un templo en el lugar de los hechos.

La pintura desarrolla una composición que sigue un esquema triangular, presentando a Santiago con un canon de grandes dimensiones en un primer plano arrodillado ante la Virgen. Porta un báculo en su mano derecha y en su hombro izquierdo muestra las veneras o conchas de peregrino.

El eje de la representación queda marcado por la Virgen del Pilar sobre pedestal, rodeada de una gran aureola que ilumina la escena. A ambos lados, dos grupos con cinco apóstoles a los que habría que sumar un desconocido personaje situado a la izquierda, de menor edad que el resto y ataviado con indumentaria propia del siglo XVIII y que podría pertenecer a un autorretrato del propio pintor.

El colorido a base de tonalidades más vivas y luminosas recuerda a la gama cromática utilizada por Goya para uno de los altares de la iglesia de San Francisco El Grande: La predicación de San Bernardino de Siena (1781-1783). También se aprecia relación entre los dos ancianos barbados con túnica blanca y los apóstoles representados por Goya en la cúpula de Regina Martirium en la Basílica del Pilar de Zaragoza, realizados unos años después, en 1780-81.

La obra no se encuentra firmada y no existen datos documentales que precisen la fecha exacta de ejecución. Sin embargo por las características técnicas y estilísticas, muy posiblemente estaría relacionada con uno de sus viajes a Zaragoza, para la realización de los frescos de las bóvedas de la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Concretamente Goya pintó la Adoración del nombre de Dios por los ángeles o La Gloria, bóveda del Coreto de la basílica del Pilar de Zaragoza, en 1772 y el fresco Regina Martirum entre los años 1780-81. Esta pintura, a caballo entre ambas, estaría realizada como encargo para alguna capilla u oratorio, vinculado a la ciudad de Zaragoza.

La técnica más depurada de su composición, el cromatismo y la solución para los personajes, nos acercan a las producciones de sus cartones para la Real Fábrica de tapices, que comenzó a ejecutar hacia 1775. El tratamiento de las expresiones que dota a los personajes de temor y aturdimiento por la escena vivida, nos apuntan a un Goya más maduro.

En julio de 2012 el taller de Restauración del Museo del Prado realizó sobre el cuadro un proceso de limpieza, eliminación de repintes y aplicación de una fina capa de barniz. Actualmente se encuentra en buen estado de conservación.

Últimas noticias

Presentación de la talla románica de la Virgen de la Liena restaurada

Se trata de una talla románica de finales del siglo XII o principios del XIII

Iglesia del Salvador en Ejea de los Caballeros

Sijena, San Juan de la Peña, Labitolosa, San Victorián o la iglesia del Salvador de Ejea son algunas de las restauraciones más destacadas

Share this
Send this to a friend