Noticias

Portada | Noticias | «La mitología ha sido fertilísima tanto para escritores como para artistas plásticos»

«La mitología ha sido fertilísima tanto para escritores como para artistas plásticos»

El jefe de Departamento de Pintura del siglo XIX del Museo Nacional del Prado, Javier Barón, analizó la inclusión de la mitología en las obras de Goya y Picasso

El jefe de Departamento de Pintura del siglo XIX del Museo Nacional del Prado, Javier Barón, fue el encargado de inaugurar el ciclo «Los dioses cautivos. Mitología en el Museo del Prado» en el mes de febrero, con la conferencia «Visiones modernas de los dioses antiguos, de Goya a Picasso».

«La mitología tiene una gran capacidad de sugerencia a lo largo de la historia, ha sido fertilísima tanto para escritores como para artistas plásticos». Con estas palabras Barón comenzó su conferencia, un discurso en el que trató, sobre todo, los cuadros del siglo XIX del Museo del Prado, en concreto, los enmarcados entre las figuras de Goya y Picasso. En este repaso histórico explicó que a lo largo de la centuria la mitología grecolatina fue uno de los temas más importantes, mientras que en el romanticismo tuvo menos presencia.

Después, a semejanza de lo que ocurre en Francia, el tema mitológico se ubica en la pintura neohelénica, la cual tiene especial atractivo por los artistas. Luego, el establecimiento de la Academia Española en Roma propició que los artistas pensionados trataran los temas de la antigüedad clásica. «A final del siglo, el simbolismo bucea, nuevamente, en la capacidad casi infinita de la mitología de originar nuevas repuestas por parte de los artistas», añadió Barón.

«El tremendo Saturno de Goya es un personaje clave en el que se ve la transformación radical de la mitología», aseveró Barón. Sobre este tema completó la idea de que Saturno es el dios protector de los artistas y de la ancianidad, un tema que Goya pintó en un momento de vejez, de soledad y de enfermedad. Para él, el fondo negro informa a todo el conjunto de las pinturas negras.

En el caso de Picasso, Barón destacó la figura del minotauro en su obra. «Tiene una importancia trascendental en su pintura, para él es una posibilidad de autorretrato igual que antes lo había sido el arlequín», describió. Un hecho que aflora en su pintura sobre el Mediterráneo, en torno al dios Pan y las Venus, así como en el Guernica en los años 30.

Javier Barón

Nació en Mieres (Asturias) en 1956, estudió Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, donde se doctoró con premio extraordinario en 1989 con la tesis titulada «La pintura asturiana durante la Restauración. Tomás Sampedro, José Uría y Uría, Luis Menéndez Pidal y Juan Martínez Abades». En 1990 obtuvo el Premio de Investigación Juan Uría. Actualmente es académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y académico correspondiente de la Historia. Dedicado sobre todo a la investigación de la pintura española de los siglos XIX y XX, ha participado en la catalogación de numerosas colecciones institucionales.

Entre 2001 y 2003 fue el director del Proyecto de Investigación del Ministerio de Ciencia y Tecnología: «La participación española en las Exposiciones Universales de París. 1855-1900», y miembro del Proyecto de Investigación del Ministerio de Educación y Ciencia: «Arte y arquitectura en las publicaciones periódicas españolas 1888-1939», entre 2000 y 2002.

En 2003 ingresó en el Museo del Prado donde es Jefe del Departamento de Pintura del siglo XIX desde entonces. Es comisario de numerosas exposiciones y participa en sus correspondientes catálogos. Además, colabora en cursos y seminarios de instituciones nacionales e internacionales entre ellas las universidades de Londres, Carlos III de Madrid, Menéndez Pelayo de Santander o las fundaciones Marcelino Botín y Amigos del Museo del Prado.

Últimas noticias

Presentación de la talla románica de la Virgen de la Liena restaurada

Se trata de una talla románica de finales del siglo XII o principios del XIII

Iglesia del Salvador en Ejea de los Caballeros

Sijena, San Juan de la Peña, Labitolosa, San Victorián o la iglesia del Salvador de Ejea son algunas de las restauraciones más destacadas

Share this
Send this to a friend