Noticias

Portada | Noticias | «Atalanta se asemeja a una amazona, su cuerpo es femenino pero se comporta como los hombres»

«Atalanta se asemeja a una amazona, su cuerpo es femenino pero se comporta como los hombres»

La profesora titular de Historia del Arte en la Universidad de Valencia Pilar Pedraza versó su conferencia sobre "Atalanta y los límites del género", dentro del ciclo de conferencias del Museo del Prado


La profesora titular de Historia del Arte en la Universidad de Valencia Pilar Pedraza fue la encargada de impartir la tercera conferencia del ciclo «Los dioses cautivos. Mitología en el Museo del Prado» que se celebra en el Museo de Zaragoza. Esta cita ha sido la última de enero pero las actividades se prolongarán todos los martes del mes de febrero. La próxima conferencia estará impartida por el jefe del Departamento de Pintura del siglo XIX en el Museo del Prado, Javier Barón, y será el 1 de febrero.


Bajo el epígrafe «Atalanta y los límites del género», Pedraza desarrolló un discurso basado en la figura mítica de Atalanta, figura mitológica que tiene varias representaciones en cuadros del Museo del Prado. «Es una figura muy interesante porque es femenina pero al mismo tiempo tiene matices de héroe griego», comentó Pedraza. «Se asemeja a las amazonas, su cuerpo es femenino pero su género es más bien masculino, se comporta como los hombres», añadió la profesora.

Pilar Pedraza explicó la figura de Atlanta cuya historia comienza en su nacimiento. Su padre, rey de Arcadia, quería únicamente hijos varones y por eso, al nacer Atalanta, ordenó a su mujer que matara a la niña, pero su madre desolló este mandato y la abandonó en el monte Partenio. En este lugar fue alimentada por una osa y después unos cazadores se hicieron cargo de ella. Un hecho que le hizo vivir su niñez y su adolescencia como un hombre.


A partir de ahí, las fuentes mitológicas la describen como una mujer de gran belleza que provocó el amor de muchos hombres. «Atalanta no quería casarse. Establece una carrera con sus pretendientes en la que mata a quien da caza; por el contrario, si alguien le da caza a ella se casa, una historia que está contada en muchos cuadros barrocos», aseguró Pedraza. De este modo, llegó el día en el que un hombre la venció, Hipómenes, que con la ayuda de Afrodita lanza unas manzanas de oro que Atalanta para a recoger, motivo que le hace perder la carrera. Una historia que, según la profesora Pilar Pedraza, fluctúa entre lo erótico y lo virginal.


«Es una historia de amor, tanto que ambos lo consagraron en un santuario, hecho que enfada a los dioses quienes les convirtieron en leones. Ellos son las dos fieras que tiran del carro de la diosa Cibeles». Este es el último capítulo de la vida de Atalanta, una vida animal puesto que «comienza mamando leche de osa, vive con los animales y al final se convierte en un animal», concluyó Pedraza.


Pilar Pedraza


Nació en Toledo en 1951, es doctora en Historia y Profesora Titular en la Universidad de Valencia, centro donde ejerce desde 1982, impartiendo Historia del Cine y Vanguardias Cinematográficas. Durante un tiempo también ejerció el cargo de Consejera de Cultura de la Generalitat Valenciana, además de formar parte del Consejo de Administración de Radiotelevisión Valenciana.


A lo largo de su trayectoria ha compaginado la docencia y la investigación con la creación literaria. En 1984 publicó su primera novela, «Las joyas de la serpiente», por la cual obtuvo el Premio Ciudad de Valencia de Novela. También, colabora en numerosas revistas científicas y literarias.


Por otra parte, Pedraza es traductora de italiano, destacando los trabajos de traducción de las obras: «El sueño de Polifilo», «Tratado de Arquitectura de Filarete» y «Atalanta Fugiens». Su labor investigadora se centra en tres campos: el arte y la sociedad del renacimiento y el barroco, el cine y la misoginia. Es comisaria junto con Roger Bartra de la exposición «El salvaje europeo», en el Centro de Cultura Contemporánea, Barcelona, 2004.

Últimas noticias

Presentación de la talla románica de la Virgen de la Liena restaurada

Se trata de una talla románica de finales del siglo XII o principios del XIII

Iglesia del Salvador en Ejea de los Caballeros

Sijena, San Juan de la Peña, Labitolosa, San Victorián o la iglesia del Salvador de Ejea son algunas de las restauraciones más destacadas

Share this
Send this to a friend