Virgen de Sis

Veracruz

Virgen de Sis- iglesia de la Asunción de Beranuy

27

82

16,5

cm.

Se trata de una talla procedente de la pequeña ermita de la Virgen de Sis, de donde toma el nombre. Actualmente se encuentra en la iglesia parroquial de la Asunción de Beranuy. Es una talla en madera policromada, anónima, del siglo XV, cuyas dimensiones son 82 x 27 x 16,5 centímetros. 

La Virgen está representada de cuerpo entero, en pie, sosteniendo con su mano izquierda al Niño, sedente con las piernas cruzadas. Ambos portan sendas bolas en las manos (la del Niño, tiene una hendidura en el centro y, por la postura de las manos, parece que la estuviera abriendo por la mitad).

El hecho de que la Virgen esté representada de cuerpo entero y en pie, en vez de en posición sedente, corresponde al tipo de representación de la Madre de Dios, habitual en época gótica, que ha dejado de funcionar como trono hierático de Cristo, mostrando su
condición de Madre.

La Virgen lleva un vestido que se ciñe con un cinturón debajo del pecho, el escote es en pico y llegando al vértice, por debajo, aparece otra tela que cubre el final del escote, dejándose ver un pequeño triángulo. Este vestido es de color granate y está decorado con
motivos vegetales. Cuelga hasta los pies, ocultando totalmente el calzado. Está cubierto por un amplio manto dorado en su anverso, adornado con una cenefa  en el borde. En el reverso, lleva una corla verde con un rayado horizontal a modo de estofado. Le cubre los hombros y cruza por debajo del vientre hacia el otro lado, para ser sujetado con la mano izquierda.

La buena ejecución de los pliegues de la túnica y el manto de la Virgen, difiere de la estética empleada en los rostros, tan populares y algo toscos. Este hecho, se ha corroborado y puesto de manifiesto tras la restauración, pues, en el caso de las carnaciones, sólo se encontró policromía original en los bordes de las caras, siendo el resto posterior y de factura muy inferior a la original, sobre todo en la policromía, cuya técnica es de muy baja calidad.

Por otra parte, el cabello le cae a la Virgen sobre la espalda, a modo de larga melena. Sobre su cabeza, hay vestigios de una corona o diadema, policromada en el mismo color del cabello y que actualmente se encuentra desaparecida.

El Niño viste una túnica dorada hasta las rodillas, con franjas en corla roja y verde y decorada en el borde del cuello, de las mangas y en los bajos. 

En esta figura hay ciertas características en su descripción que se han modificado al realizar la limpieza y, sobre todo, al intentar sacar a la luz la policromía original. Es el caso del cabello y el tocado. En principio, la descripción que circulaba en las publicaciones decía «lleva un gorro en vez de corona», cuando, en realidad, la corona estaba oculta bajo los repintes acumulados. Algo parecido ocurre en el cabello, donde, bajo varias policromías, aparecieron restos de plata sobre un fondo rojo en lo que podría ser un velo sobre el pelo de la Virgen. En el Niño también apareció un tocado rojo, quizá a modo de gorro.

En resumen, la Virgen es una figura coronada, en la que se cubre la parte superior del pelo con un velo, del que sólo nos quedan pequeños vestigios, y el resto de la larga melena peinada hacia atrás, le cae en formade cola por la espalda. 

La talla descansa sobre una pequeña base policromada en azules a modo de aguas.

Historia

Siglo XV

  • Gótico
La Virgen de Sis es una talla de madera policromada del siglo XV cuyo autor se desconoce.

Restauración. Siglo XX, 1997

El Gobierno de Aragón promovió en el año 2007 la restauración de esta escultura. El presupuesto de los trabajos fue de 4.207 euros y la intervención fue realizada por Mercedes Blanco Ruano.

Bibliografía relacionada

GALINDO PÉREZ, SILVIA (Coord.).

Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes muebles

Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.

Se trata de una talla procedente de la pequeña ermita de la Virgen de Sis, de donde toma el nombre. Actualmente se encuentra en la iglesia parroquial de la Asunción de Beranuy. Es una talla en madera policromada, anónima, del siglo XV, cuyas dimensiones son 82 x 27 x 16,5 centímetros. 

La Virgen está representada de cuerpo entero, en pie, sosteniendo con su mano izquierda al Niño, sedente con las piernas cruzadas. Ambos portan sendas bolas en las manos (la del Niño, tiene una hendidura en el centro y, por la postura de las manos, parece que la estuviera abriendo por la mitad).

El hecho de que la Virgen esté representada de cuerpo entero y en pie, en vez de en posición sedente, corresponde al tipo de representación de la Madre de Dios, habitual en época gótica, que ha dejado de funcionar como trono hierático de Cristo, mostrando su
condición de Madre.

La Virgen lleva un vestido que se ciñe con un cinturón debajo del pecho, el escote es en pico y llegando al vértice, por debajo, aparece otra tela que cubre el final del escote, dejándose ver un pequeño triángulo. Este vestido es de color granate y está decorado con
motivos vegetales. Cuelga hasta los pies, ocultando totalmente el calzado. Está cubierto por un amplio manto dorado en su anverso, adornado con una cenefa  en el borde. En el reverso, lleva una corla verde con un rayado horizontal a modo de estofado. Le cubre los hombros y cruza por debajo del vientre hacia el otro lado, para ser sujetado con la mano izquierda.

La buena ejecución de los pliegues de la túnica y el manto de la Virgen, difiere de la estética empleada en los rostros, tan populares y algo toscos. Este hecho, se ha corroborado y puesto de manifiesto tras la restauración, pues, en el caso de las carnaciones, sólo se encontró policromía original en los bordes de las caras, siendo el resto posterior y de factura muy inferior a la original, sobre todo en la policromía, cuya técnica es de muy baja calidad.

Por otra parte, el cabello le cae a la Virgen sobre la espalda, a modo de larga melena. Sobre su cabeza, hay vestigios de una corona o diadema, policromada en el mismo color del cabello y que actualmente se encuentra desaparecida.

El Niño viste una túnica dorada hasta las rodillas, con franjas en corla roja y verde y decorada en el borde del cuello, de las mangas y en los bajos. 

En esta figura hay ciertas características en su descripción que se han modificado al realizar la limpieza y, sobre todo, al intentar sacar a la luz la policromía original. Es el caso del cabello y el tocado. En principio, la descripción que circulaba en las publicaciones decía «lleva un gorro en vez de corona», cuando, en realidad, la corona estaba oculta bajo los repintes acumulados. Algo parecido ocurre en el cabello, donde, bajo varias policromías, aparecieron restos de plata sobre un fondo rojo en lo que podría ser un velo sobre el pelo de la Virgen. En el Niño también apareció un tocado rojo, quizá a modo de gorro.

En resumen, la Virgen es una figura coronada, en la que se cubre la parte superior del pelo con un velo, del que sólo nos quedan pequeños vestigios, y el resto de la larga melena peinada hacia atrás, le cae en formade cola por la espalda. 

La talla descansa sobre una pequeña base policromada en azules a modo de aguas.

Historia

Siglo XV

  • Gótico
La Virgen de Sis es una talla de madera policromada del siglo XV cuyo autor se desconoce.

Restauración. Siglo XX, 1997

El Gobierno de Aragón promovió en el año 2007 la restauración de esta escultura. El presupuesto de los trabajos fue de 4.207 euros y la intervención fue realizada por Mercedes Blanco Ruano.

Bibliografía relacionada

GALINDO PÉREZ, SILVIA (Coord.).

Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes muebles

Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.

Share this
Send this to a friend