La Mina

Daroca

Contacto

Oficina de Turismo de Daroca

Calle Mayor, 44. 50360 Daroca (Zaragoza)

976 800 129 darocaturismo@dpz.es

Enlaces relacionados

La mina de Daroca es una de las obras públicas más importantes del siglo XVI en Europa. Se trata de un largo túnel que atraviesa el cerro de San Jorge, al lado mismo de la ciudad. Se construyó con el fin de desviar las aguas torrenciales que, procedentes de los barrancos de Retascón y Nombrevilla, discurrían por el centro de la ciudad, siguiendo la calle Mayor y provocando graves daños.

La dirección se encargó a Pierres Bedel comenzando las primeras obras en 1555 por ambos lados del túnel; tras cinco años, en 1560 se encontraban las dos brigadas de cavadores aunque los trabajos se prolongaron hasta 1570.

Además, a fin de proteger la muralla de la ciudad y encauzar las aguas hacia la boca de la Mina, se construyó «la barbacana»; un poderoso muro de 300 metros de longitud, parte del cual se conserva todavía y sirve de apoyo a la parte posterior de la Plaza de Toros.

La obra de la Mina resultó de tal envergadura en hombres y en dinero que para gestionar el volumen de la misma fue necesario formar una junta, llamada del «Aguaducho», que se preocupó del mantenimiento de la obra y de la financiación.

Historia

Construcción original. Siglo XVI

Los trabajos de la Mina de Daroca comenzaron el 26 de julio de 1555. Es obra de Pierres Bedel, ingeniero, arquitecto y escultor francés, especialista en obras hidráulicas que disfrutó de gran prestigio en Aragón durante el reinado de Felipe II y que ya había construido el acueducto de Los Arcos en Teruel y la catedral de Albarracín.

Siglo XVI

El 7 de septiembre de 1560 los dos lados del túnel se unieron. Acabada la excavación, hasta 1562, se procedió a retocar algunas zonas que presentaban mayores peligros de hundimiento, para lo se utilizaron como refuerzo una serie de arcos de piedra sillar que todavía se conservan. A continuación, se embellecieron las dos entradas de la Mina mediante sendas portadas de piedra de sillería, sin apenas decoración, hoy desaparecidas.

Referencia documental. Siglo XVI

La Mina se convirtió en uno de los monumentos más conocidos y populares de Daroca; incluso los reyes de España solían acudir a "pasar la Mina" cuando venían a visitar la ciudad, como hizo Felipe II en 1585, acompañado de toda su corte.

Cambio de uso

La Mina de Daroca adquirió otros usos; servía y sigue sirviendo, como paso del ganado, que puede ir así de la zona de pastos a la ribera del río Jiloca por un camino mucho más corto, sin necesidad de atravesar la cima del cerro de San Jorge. Durante la Guerra Civil, el suministro de mercancías se hacía a través de ella, que era atravesada por los convoyes de camiones a modo de verdadero túnel. También, esta obra ha despertado algunas leyendas sobre su origen o sobre alguno de sus elementos, llegando a convertirse en un símbolo mítico para los darocenses, hasta tal punto que "pasar por la Mina" supone el encuentro con el pasado y la historia de la ciudad de Daroca.

Declaración. Siglo XXI

El Boletín Oficial de Aragón del día 7 de agosto de 2002 publica el Decreto 267/2002, de 23 de julio, del Gobierno de Aragón, por el que se declara Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, La Mina de Daroca .

Bibliografía relacionada

BENITO, Félix.

Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Zaragoza

Zaragoza.

MAÑAS BALLESTÍN, FABIÁN (coord.).

Comarca del Campo de Daroca

Colección Territorio 8, Diputación General de Aragón, 2003.

OLIVAN BAYLE, F.

Daroca. Ciudad del Santo Misterio

CAZAR. Zaragoza, 1978.

VV.AA.

Campo de Daroca

Colección RUTASCAI por Aragón nº 27, Zaragoza, 2005.

La mina de Daroca es una de las obras públicas más importantes del siglo XVI en Europa. Se trata de un largo túnel que atraviesa el cerro de San Jorge, al lado mismo de la ciudad. Se construyó con el fin de desviar las aguas torrenciales que, procedentes de los barrancos de Retascón y Nombrevilla, discurrían por el centro de la ciudad, siguiendo la calle Mayor y provocando graves daños.

La dirección se encargó a Pierres Bedel comenzando las primeras obras en 1555 por ambos lados del túnel; tras cinco años, en 1560 se encontraban las dos brigadas de cavadores aunque los trabajos se prolongaron hasta 1570.

Además, a fin de proteger la muralla de la ciudad y encauzar las aguas hacia la boca de la Mina, se construyó «la barbacana»; un poderoso muro de 300 metros de longitud, parte del cual se conserva todavía y sirve de apoyo a la parte posterior de la Plaza de Toros.

La obra de la Mina resultó de tal envergadura en hombres y en dinero que para gestionar el volumen de la misma fue necesario formar una junta, llamada del «Aguaducho», que se preocupó del mantenimiento de la obra y de la financiación.

Historia

Construcción original. Siglo XVI

Los trabajos de la Mina de Daroca comenzaron el 26 de julio de 1555. Es obra de Pierres Bedel, ingeniero, arquitecto y escultor francés, especialista en obras hidráulicas que disfrutó de gran prestigio en Aragón durante el reinado de Felipe II y que ya había construido el acueducto de Los Arcos en Teruel y la catedral de Albarracín.

Siglo XVI

El 7 de septiembre de 1560 los dos lados del túnel se unieron. Acabada la excavación, hasta 1562, se procedió a retocar algunas zonas que presentaban mayores peligros de hundimiento, para lo se utilizaron como refuerzo una serie de arcos de piedra sillar que todavía se conservan. A continuación, se embellecieron las dos entradas de la Mina mediante sendas portadas de piedra de sillería, sin apenas decoración, hoy desaparecidas.

Referencia documental. Siglo XVI

La Mina se convirtió en uno de los monumentos más conocidos y populares de Daroca; incluso los reyes de España solían acudir a "pasar la Mina" cuando venían a visitar la ciudad, como hizo Felipe II en 1585, acompañado de toda su corte.

Cambio de uso

La Mina de Daroca adquirió otros usos; servía y sigue sirviendo, como paso del ganado, que puede ir así de la zona de pastos a la ribera del río Jiloca por un camino mucho más corto, sin necesidad de atravesar la cima del cerro de San Jorge. Durante la Guerra Civil, el suministro de mercancías se hacía a través de ella, que era atravesada por los convoyes de camiones a modo de verdadero túnel. También, esta obra ha despertado algunas leyendas sobre su origen o sobre alguno de sus elementos, llegando a convertirse en un símbolo mítico para los darocenses, hasta tal punto que "pasar por la Mina" supone el encuentro con el pasado y la historia de la ciudad de Daroca.

Declaración. Siglo XXI

El Boletín Oficial de Aragón del día 7 de agosto de 2002 publica el Decreto 267/2002, de 23 de julio, del Gobierno de Aragón, por el que se declara Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, La Mina de Daroca .

Bibliografía relacionada

BENITO, Félix.

Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Zaragoza

Zaragoza.

MAÑAS BALLESTÍN, FABIÁN (coord.).

Comarca del Campo de Daroca

Colección Territorio 8, Diputación General de Aragón, 2003.

OLIVAN BAYLE, F.

Daroca. Ciudad del Santo Misterio

CAZAR. Zaragoza, 1978.

VV.AA.

Campo de Daroca

Colección RUTASCAI por Aragón nº 27, Zaragoza, 2005.

Contacto

Oficina de Turismo de Daroca

Calle Mayor, 44. 50360 Daroca (Zaragoza)

976 800 129 darocaturismo@dpz.es

Enlaces relacionados

Share this
Send this to a friend