Cipotegato

Contacto

Oficina municipal de turismo de Tarazona

Pza. de San Francisco, 1. 50500 Tarazona (Zaragoza)

turismo@tarazona.es

Enlaces relacionados

El 27 de agosto se celebran en la localidad zaragozana de Tarazona las fiestas patronales  de San Atilano, que tienen como protagonista a un personaje singular denominado «Cipotegato», al que cada año da vida un joven turiasonense. El Cipotegato de Tarazona es una fiesta declarada de Interés Turístico de Aragón y de Interés Turístico Nacional, por ser un acontecimiento notorio en la tradición popular aragonesa y de especial importancia como recurso turístico.

La elección del Cipotegato se realiza por sorteo entre los ciudadanos de Tarazona que lo soliciten, previa convocatoria del Ayuntamiento. Pueden optar tanto hombres como mujeres. Únicamente el agraciado y los ediles conocen después del sorteo la identidad del nuevo Cipotegato.

La aparición de este personaje abre las Fiestas de San Atilano. Al mediodía el Cipotegato, desde la puerta de la Casa Consistorial, cruza  la Plaza de España para llegar a la escultura que representa su personaje en el centro, bajo una lluvia de tomates. La indumentaria de este personaje consta de un traje acolchado, con capucha y arlequinado, en el que destacan los rombos de color verde, amarillo y rojo. Lleva en su mano además una vara de madera adornada por cintas de colores y con una bola de hechas de tripa de gato. El joven elegido para ser el Cipotegato mantiene en secreto su cargo y solo lo desvela a los miembros de su cuadrilla, pues serán los encargados de ayudarle a abrirse paso entre la muchedumbre y realizar una carrera secreta por la ciudad. Mientras los asistentes al acto se enzarzan en una batalla de tomates. Cuando consigue llegar a la Plaza de España es vitoreado y conducido al interior del Ayuntamiento.

El origen de esta práctica no está muy claro. Puede que refleje una tradición medieval en la que se soltaba un reo el día grande de las fiestas y éste debía correr para conseguir salir del pueblo, mientras los vecinos lo apedreaban. Las primeras noticias documentales que se tienen sobre el personaje del Cipotegato lo relacionan con los «Pellexo de Gato» que corrían detrás de los niños durante las comparsas de gigantes de la Procesión del Corpus en el siglo XVII. Más tarde aparecía en la víspera de la conmemoración de la fiesta de la traslación de la reliquia de San Atilano acompañando al concejo y los gigantes. Estos personajes divertían también a los niños durante los dances de paloteo, que dejan de bailarse en la zona durante el siglo XX. De esta manera el personaje del Cipotegato pasa de ser un perseguidor a perseguido y es después de la Guerra Civil cuando los turiasonenses comienzan a tirarle tomates. En la actualidad, ser Cipotegato es un honor muy deseado por los jóvenes de la localidad.

Historia

Declaración. Siglo XX, 1998

Bibliografía relacionada

BELTRÁN MARTÍNEZ, A.

“Etnología y antropología cultural en la comarca del Moncayo”

Turiaso X, t. II, Tarazona, 1992, pp. 565-599.

CHUECA YUS, V.

“Fiestas a redol del Moncayo”

Colección territorio nº 11, Comarca de Tarazona y el Moncayo, DGA, 2004.

RODA HERNÁNDEZ, F.

“El Cipotegato de Tarazona y personajes similares”

Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra nº 37, Pamplona, 1981, pp. 83-121.

SÁEN GUALLAR, F.J.

Tiempo de Fiesta. La Fiesta en Aragón

Biblioteca Aragonesa de la Cultura, Ibercaja, Zaragoza, 2007.

El 27 de agosto se celebran en la localidad zaragozana de Tarazona las fiestas patronales  de San Atilano, que tienen como protagonista a un personaje singular denominado «Cipotegato», al que cada año da vida un joven turiasonense. El Cipotegato de Tarazona es una fiesta declarada de Interés Turístico de Aragón y de Interés Turístico Nacional, por ser un acontecimiento notorio en la tradición popular aragonesa y de especial importancia como recurso turístico.

La elección del Cipotegato se realiza por sorteo entre los ciudadanos de Tarazona que lo soliciten, previa convocatoria del Ayuntamiento. Pueden optar tanto hombres como mujeres. Únicamente el agraciado y los ediles conocen después del sorteo la identidad del nuevo Cipotegato.

La aparición de este personaje abre las Fiestas de San Atilano. Al mediodía el Cipotegato, desde la puerta de la Casa Consistorial, cruza  la Plaza de España para llegar a la escultura que representa su personaje en el centro, bajo una lluvia de tomates. La indumentaria de este personaje consta de un traje acolchado, con capucha y arlequinado, en el que destacan los rombos de color verde, amarillo y rojo. Lleva en su mano además una vara de madera adornada por cintas de colores y con una bola de hechas de tripa de gato. El joven elegido para ser el Cipotegato mantiene en secreto su cargo y solo lo desvela a los miembros de su cuadrilla, pues serán los encargados de ayudarle a abrirse paso entre la muchedumbre y realizar una carrera secreta por la ciudad. Mientras los asistentes al acto se enzarzan en una batalla de tomates. Cuando consigue llegar a la Plaza de España es vitoreado y conducido al interior del Ayuntamiento.

El origen de esta práctica no está muy claro. Puede que refleje una tradición medieval en la que se soltaba un reo el día grande de las fiestas y éste debía correr para conseguir salir del pueblo, mientras los vecinos lo apedreaban. Las primeras noticias documentales que se tienen sobre el personaje del Cipotegato lo relacionan con los «Pellexo de Gato» que corrían detrás de los niños durante las comparsas de gigantes de la Procesión del Corpus en el siglo XVII. Más tarde aparecía en la víspera de la conmemoración de la fiesta de la traslación de la reliquia de San Atilano acompañando al concejo y los gigantes. Estos personajes divertían también a los niños durante los dances de paloteo, que dejan de bailarse en la zona durante el siglo XX. De esta manera el personaje del Cipotegato pasa de ser un perseguidor a perseguido y es después de la Guerra Civil cuando los turiasonenses comienzan a tirarle tomates. En la actualidad, ser Cipotegato es un honor muy deseado por los jóvenes de la localidad.

Historia

Declaración. Siglo XX, 1998

Bibliografía relacionada

BELTRÁN MARTÍNEZ, A.

“Etnología y antropología cultural en la comarca del Moncayo”

Turiaso X, t. II, Tarazona, 1992, pp. 565-599.

CHUECA YUS, V.

“Fiestas a redol del Moncayo”

Colección territorio nº 11, Comarca de Tarazona y el Moncayo, DGA, 2004.

RODA HERNÁNDEZ, F.

“El Cipotegato de Tarazona y personajes similares”

Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra nº 37, Pamplona, 1981, pp. 83-121.

SÁEN GUALLAR, F.J.

Tiempo de Fiesta. La Fiesta en Aragón

Biblioteca Aragonesa de la Cultura, Ibercaja, Zaragoza, 2007.

Contacto

Oficina municipal de turismo de Tarazona

Pza. de San Francisco, 1. 50500 Tarazona (Zaragoza)

turismo@tarazona.es

Enlaces relacionados

Share this
Send this to a friend