Almondigas repentinas

Portada | Patrimonio | Patrimonio inmaterial | Almondigas repentinas

Las almondigas repentinas son nuestras hamburguesas actuales. El fraile cocinero Juan de Altamiras, recoge la receta en su libro Nuevo Arte de la cocina. Sacado de la escuela de la experiencia económica. Este librito editado 1745 era una guía recetario para los novicios que ingresaban en un convento franciscano de Zaragoza y desconocían los secretos de la cocina. La receta original dice lo siguiente:

«Machacaras la carne magra, con un pedazo de tocino entre magro y gordo, la picaras, como está dicho en otras Almondiguillas; á media libra de carne quatro huevos, un poquito de pan rallado, azucar y canela, sin otras especies; luego haràs las Almondigas, y pondràs la sartén con buena manteca, bien caliente, como para freir; tomaras las Almondigas con la paleta, las chafarás un poco, é iràs echando en la sartèn, que se frian bien, rebolviendolas por una, y otra parte, y fritas las iras poniendo en los platos. Sirvelas con azucar, y canela por encima, para algunos Huespedes repentinos.»

Las almondigas repentinas son nuestras hamburguesas actuales. El fraile cocinero Juan de Altamiras, recoge la receta en su libro Nuevo Arte de la cocina. Sacado de la escuela de la experiencia económica. Este librito editado 1745 era una guía recetario para los novicios que ingresaban en un convento franciscano de Zaragoza y desconocían los secretos de la cocina. La receta original dice lo siguiente:

«Machacaras la carne magra, con un pedazo de tocino entre magro y gordo, la picaras, como está dicho en otras Almondiguillas; á media libra de carne quatro huevos, un poquito de pan rallado, azucar y canela, sin otras especies; luego haràs las Almondigas, y pondràs la sartén con buena manteca, bien caliente, como para freir; tomaras las Almondigas con la paleta, las chafarás un poco, é iràs echando en la sartèn, que se frian bien, rebolviendolas por una, y otra parte, y fritas las iras poniendo en los platos. Sirvelas con azucar, y canela por encima, para algunos Huespedes repentinos.»

Share this
Send this to a friend