"La colección crece/2", en el IAACC Pablo Serrano

El centro expone ocho piezas, fruto de la compra realizada por el Ejecutivo a distintas galerías de arte aragonesas a finales de 2020

Desde el 2 de junio hasta el 28 de agosto, el IAACC Pablo Serrano expone "La Colección Crece/2", una muestra en la que se pueden ver las ocho obras que faltaban por mostrar al público procedentes de la compra que el Departamento de Educación, Cultura y Deporte realizó a través de la Dirección General de Cultura a finales de 2020 a distintas galerías de arte aragonesas.

Esta exposición es la segunda de las dos proyectadas para mostrar a la ciudadanía las 18 obras adquiridas por el Gobierno de Aragón en 2020. La primera parte de la muestra se organizó el pasado mes de marzo.

Bajo el título "La colección crece /2" se exhiben 8 de las obras adquiridas a galerías aragonesas, junto a dos obras de la colección del IAACC; una de Juana Francés, perteneciente a su serie de "El hombre y la Ciudad", y la segunda de Pablo Serrano, de su serie "Bóvedas para el Hombre".

En la exposición se muestran otras de las líneas reforzadas con esta adquisición, en las que los artistas muestran las huellas que ha provocado en el paisaje un sistema capitalista voraz a través de la especulación inmobiliaria, el abandono y afecciones al medio rural y la propia incomunicación, frente a hombres y mujeres que buscan espacios propios al margen de esa sociedad que no sienten como propia.

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte contó el año pasado con una partida para la adquisición de obras de arte contemporáneo con el fin de incrementar la colección del IAACC Pablo Serrano. Con esta acción se consiguió un doble objetivo: completar, por una parte, algunas de las líneas poco representadas en los fondos públicos de arte contemporáneo que conforman la colección del Museo, mientras que por otro lado se apoyaba al sector cultural en el año de la pandemia, en este caso concreto contribuyendo a la producción artística aragonesa contemporánea.

Durante la presentación de esta mañana, el director general de Cultura, Víctor Lucea, ha anunciado la intención del Ejecutivo de "dar continuidad a la política de adquisición de obras de arte al considerar que esta línea de actuación supone un beneficio no solo para los actores implicados, sino que conlleva un efecto multiplicador en el sector de la cultura".

El resultado ha sido la adquisición de 18 obras que transitan dentro de un discurso coherente con las propias colecciones del IAACC Pablo Serrano y que parte de dos de los hilos argumentales que vertebraron la producción artística de Juana Francés y Pablo Serrano. Por un lado, la reivindicación de la abstracción como lenguaje artístico y, por otro la deriva del individuo dentro de una sociedad regida por los postulados de un consumismo cada vez más acelerado y condicionado por el poder creciente de la tecnología (sirva como ejemplo El hombre y la ciudad de Juana Francés o Bóvedas para el hombre de Pablo Serrano).

Por la vigencia que a día de hoy sigue teniendo esta reflexión, se tomó como discurso un recorrido que parte de la poética de la naturaleza y que acaba en el papel de la tecnología en nuestra sociedad. Entre esos dos puntos, se transita por las huellas provocadas por un sistema capitalista voraz (afecciones en el medio natural, especulación inmobiliaria, aparición de formas de vida al margen del sistema), la presencia de la tecnología en nuestro modo de vida y las alianzas que ésta establece en el plano artístico respecto al medio natural.

Las obras que se exponen son:
 

  • Almalé y Bondía. Residuos. A-1106 (41.825815, -0.732930), 2018. Copia fotográfica con tintas pigmentadas, siliconada a metacrilato.
  • Iñaki Bergera. Standstill Architecture, 2018. Impresión digital inkjet sobre papel.
  • Ignacio Fortún. El ingenio de Pignatelli, 2019. Técnica mixta sobre aluminio.
  • Jorge Fuembuena. Wood Stories, 2013. Impresión cromogénica sobre Diasec.
  • David Latorre. Nada de reglas, 2020. Hormigón, chapa galvanizada, hierro y tornillería, pladur y chromalux.
  • Delia Maza. Sin título 01, serie Fengje. El sacrificio, 2010. Impresión digital sobre papel. Sin título 12, serie Fengje. El sacrificio, 2010. Impresión digital sobre papel.
  • Fernando Romero. Límite urbano, 2017. Acrílico sobre lienzo.
  • Jorge Vicén. Diario (confinamiento), marzo – mayo 2020. Dibujo a bolígrafo y lápiz sobre papel.

Por lo que respecta a las otras diez obras que ya se expusieron, y que también forman parte de esta misma colección son:
 

  • Javier Aquilué. Dos segunderos, 2019. 2 vídeos monocanal.
  • Julia Dorado. Recuerdo Infantil, 1964. Collage y tintas sobre papel pegado.
  • Louisa Holecz. Cloto, 2019. Pigmento y grafito sobre lienzo.
  • Jorge Isla. Le Reflet, 2020. Ensamblaje de pantallas de móvil sobre dibond.
  • Charo Pradas. Sin título, c. 1990-1995. Tinta sobre papel.
  • Enrique Radigales. La escucha sésil, 2017. Madera de plátano de sombra, óleo, cobre, parafina y cera, cable de sonido y tarjeta de sonido
  • Gema Rupérez. Missed Call, 2017. Hojas de periódico intervenidas, teléfono y vídeo.
  • Teresa Salcedo. Paisajes Otros. También Paisajes inevitables, 2005. Óleo sobre lino.
  • Cecilia de Val. Best life ever #1, serie Pic of the Midday, 2018. Inkjet print sobre papel baritado.
  • Asun Valet. Levedad 31, 2020. Acrílico y pigmento de hierro y papel maruishi sobre papel Arches.

subir